encuentro chipiona fe diversa algarabia

X Encuentro de Creyentes LGBT+H

Durante el pasado fin de semana celebramos el X Encuentro de Creyentes LGBT+H del Sur en Chipiona.

Esta es una breve crónica…

¡La décima ocasión en la que les creyentes LGBT+H nos encontramos en el Sur, en Chipiona (Cádiz), para compartir, celebrar y formarnos! Tres pilares que nos hacen sentir un mismo cuerpo y nos permiten avanzar dando gracias a Dios.

Iniciamos las jornadas el viernes 12, con la bienvenida, el almuerzo y las dinámicas de acogida. Una buena forma de ir calentando motores. Antonio Sosa y Jesus Anguita abrieron oficialmente el Encuentro relatando la génesis de estas asambleas, cómo surgió y qué se ha estado haciendo en Chipiona a lo largo de diez años como para que hoy por hoy sea un referente.
Tras ello, tiempo para la convivencia, para acercarse a la playa de Regla y aprovechar para conocernos un poco más o ponernos al día los que vivimos en diferentes zonas del país. Después de la cena tuvimos un ejercicio de danza contemplativa que resultó ser emocionante. Y -cómo no- un primer contacto con la noche chipionera antes de ir a dormir, caminando por el paseo marítimo o, les más atrevides, visitando el Picoco para bailar un rato.

El sábado abrimos el día con una oración en la capilla, dando gracias a Dios por todo lo bueno que nos regala.

Tras el desayuno iniciamos la primera ponencia, con Emma Martínez Ocaña. “El escandaloso modo con que Jesús trató a la mujer y su papel fundamental en la Iglesia primitiva” fue el interesante título que centró su charla. Tras su intervención, un tiempo para la participación con preguntas y aclaraciones.

Emma supo emocionarnos dándonos una visión certera de la importancia de la figura de la mujer para Jesús de Nazaret, repasando aquellas con nombre que aparecen en las Escrituras, haciéndolas presentes y actualizándolas. No nos dejó indiferentes y consiguió hacernos reflexionar acerca del papel fundamental de la mujer en la Iglesia del siglo XXI.

Después, tiempo de playa y convivencia, y la comida.

Por la tarde fue el momento de José María Rodríguez Olaizola y su ponencia bajo el título “la soledad en clave LGBT”. Tras su intervención se creó un enriquecedor turno de preguntas y respuestas que hizo que el tiempo se nos fuera volando.

José María trató un tema muy importante para cualquier persona, el de la soledad. Enfocándolo además hacia las LGBTI, tocando de paso diferentes aspectos que nos hicieron reflexionar acerca de nuestra realidad como LGBT, y cómo desde ahí administrar y gobernar la soledad.

encuentro fe diversa chipiona

Cerrando la tarde nos unimos en la celebración ecuménica, este año centrada en el lema del Encuentro, “10 años abriendo camino”. Pudimos dar gracias a Dios porque ciertamente Él ha hecho posible que, en estos diez años caminando, hayamos crecido en la Fe, acrecentado nuestra esperanza y confiado en su Palabra hasta sentirnos fuertes y capaces de narrar nuestras historias como signo de que el Padre nos ama tal como somos.

Tras la cena, tiempo de convivencia y dar saltos bailando en el Picoco, donde como cada año nos esperaban, y el DJ no defraudó nuestras expectativas.

El domingo quienes no tuvieron que partir tuvimos ocasión de visitar una de las bodegas de Chipiona, en la que nos explicaron el proceso de creación del vino, especialmente el moscatel, y pudimos degustar varios tipos diferentes de este vino típico de la zona.

Tras ello comimos juntes en el centro de Chipiona, y por la tarde dejamos la ciudad hasta el siguiente Encuentro, el que será undécimo, en octubre de 2019.

fe diversa encuentro chipiona

Ha sido un fin de semana mágico, repleto de detalles y sorpresas. El Espíritu de Chipiona se pudo palpar una vez más. Damos gracias a Dios por ello.

Muchas gracias a quienes participasteis en el Encuentro. Por ser, por estar, por compartiros, por danzar en la vida con evangelio y risa, por incluir sin desánimo, por levantaros sin rencor, por volver a intentarlo, por abrazar, por amar sin miedo, por vuestro orgullo, por la soledad que nos une…por recorrer caminos de humanización, que nos acercan a los bordes, a les nadie, a les que no importan nada, a les que no cuentan…

Gracias por ser Evangelio…buena noticia para tantas y tantos.

Está la puerta abierta
¡qué se cuele el espíritu! y siga soplando e incendiando corazones,
pasó el tiempo de los muros a las puertas abiertas
y la primera en abrirse puede ser la nuestra.
Está la puerta abierta, vivir es encontrarnos
y pasar de ser islas a soledades compartidas,
acompañar procesos, escuchar y escuchar,
danzar con la mirada puesta en Quien tanto nos ama.
Mirar con ternura, desnudes de prejuicios,
acompasar los cantos con todos les creyentes
juntar nuestros sueños LGBTQI+H
para vencer el miedo que nos empobreció.
Está la puerta abierta a todes les rebeldes
a quienes siguen hoy viviendo el Evangelio,
el de la fronteras, el de las personas,
el del AMOR con mayúsculas.
Sigamos caminando y sosteniendo el puente,
que otres han de venir a nuestro encuentro
porque
donde acaba el rechazo y empieza el encuentro, allí, justo allí, tu orgullo…

Y finalizamos con un poema de José María Rodríguez Olaizola, cuyos tres últimos versos completó en el tren camino del Encuentro:

La soledad es una frontera, donde acaba la soledad y empieza el vértigo.

Donde acaba la seguridad y empieza el vértigo, allí, justo allí, tu mano tendida, invitándome a cruzar.

Donde acaba el ruido y empieza la soledad, allí, justo allí, tu palabra, protegiéndome.

Donde acaba el egoísmo y empieza la justicia, allí, justo allí, tu compasión, transformando la mirada.

Donde acaba la nostalgia y empieza el futuro, allí, justo allí, la esperanza.

Donde acaban las heridas y empiezan las cicatrices, allí, justo allí, la ternura que nos sana.

Donde acaba la memoria y empieza el olvido, allí, justo allí, lo eterno, defendiéndonos de la ingratitud.

Donde acaba la risa y empieza el llanto, allí, justo allí, la caricia. Y el llanto es de alivio.

Donde acaba a fiesta y empieza la rutina, allí, justo allí, la música de dentro.

Donde acaba la noche y empieza el día, allí, justo allí, tu amanecer.

Donde acaba la fuerza y empieza la debilidad,
allí, justo allí, un trozo de pan.

Donde acaba la rabia y empieza la paz, allí, justo allí, tu abrazo.

Donde acaba el temor y empieza la libertad, allí, justo allí, la alegría de quien resiste.

Donde acaban las etiquetas y empieza la comprensión, allí, justo allí, tu dignidad inquebrantable.

Donde acaba el rechazo y empieza el encuentro, allí, justo allí, tu orgullo…

encuentro creyentes chipiona

Leave a Reply