Gravísimo recorte ideológico del Gobierno al excluir a parejas de mujeres y mujeres solas de la reproducción asistida pública

 

Para Algarabía el criterio de proteger en exclusividad a las familias hombre/mujer responde a una visión machista, inconstitucional y discriminatoria de la familia

[19/07/2013] La Asociación de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Trans e Intersexuales, Algarabía, quiere mostrar su total rechazo al nuevo recorte ideológico protagonizado por el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. La exclusión del acceso a las técnicas de reproducción asistida en la sanidad pública para las parejas formadas por dos mujeres y las mujeres solas, diferenciando sus derechos y su realidad familiar de las parejas formadas por un hombre y una mujer es la imposición, a través de la política de recortes, de una visión monolítica de unidad familiar.

Con esta medida, el Ministerio de Ana Mato sólo garantiza la paternidad cuando hay un hombre, ya que si él no está presente las mujeres no tienen derecho a la reproducción asistida. El criterio que sigue la medida que previsiblemente se apruebe la semana que viene es que un hombre y una mujer, tras llevar un año de relaciones sexuales sin protección, no hayan podido concebir, reconociendo que la sanidad pública debe ayudarles en su intención de tener descendencia biológica. Ese derecho, sin embargo, es negado a las parejas de mujeres lesbianas o bisexuales y a las mujeres solas. De este modo, se establece que la mujer no es acreedora de un derecho, sino que solo lo es su pareja masculina.

La discriminación que quiere imponer el Ministerio de Sanidad choca frontalmente con la doctrina del Tribunal Constitucional en la Sentencia que avala el matrimonio  Igualitario. La exclusión de las mujeres solas y las parejas de mujeres en la cartera de prestaciones comunes del sistema sanitario público es, según entiende la asociación Algarabía y FELGTB, inconstitucional.

Mayte Mederos, del área de familias de Algarabía, ha asegurado que “está claro que este Gobierno cree que somos familias distintas, familias de segunda, y por tanto no garantiza en igualdad nuestro derecho a tener hijos e hijas. Es una clara discriminación. Mientras tanto el gobierno sigue volcando sobre nuestro colectivo todo su odio, convirtiendo en ley la pura discriminación”.

 “Se trata de un claro sesgo ideológico que quiere proteger sólo un tipo de familias, sólo un modelo de realidad. No estamos hablando de economía sino de exclusión porque la protección de la maternidad debería ser independiente de si ésta se comparte con un hombre, con una mujer, o se asume sola”, ha afirmado Amaya Padilla, coordinadora de Políticas Lésbicas de Algarabía.

“El Gobierno del Partido Popular una vez más ataca el derecho a formar familias con un claro empeño de llevar a la legislación su ideología, y no el sentir de la ciudadanía. Las mujeres tenemos derecho a decidir sobre nuestra maternidad y a decidir en qué momento y con quién formamos esa familia, independientemente seamos lesbianas, bisexuales o heterosexuales, solas o acompañadas”, ha manifestado Antonio Perdomo, Área de Familias de la asociación Algarabía.

 

Persona de contacto

Antonio Perdomo

Área Familias de Algarabía

630 109 812

Leave a Reply